Go to Top

4 formas de perder datos almacenados en la nube

En un día cualquiera la mayoría de nosotros depende de la nube para almacenar, cargar y recuperar varios tipos de datos – archivos de trabajo, canciones, imágenes, videos, aplicaciones, etc. Es un servicio probado y fiable con el que nos hemos acostumbrado a trabajar – tal vez incluso lo damos por sentado.

Ya hemos hablado antes de los pros (y contras) de la computación en la nube –fiabilidad y accesibilidad – ¿pero alguna vez te has preguntado, incluso con múltiples niveles y políticas de protección, cómo se pierden los datos?

1. Error humano

Una de las formas más comunes en que los datos se pierden – y lo vemos todo el tiempo en la recuperación de datos – es por error humano. De hecho, a finales de 2015, la plataforma en la nube de Google Compute Engine, el componente que gestiona servicios como el de búsqueda, Gmail y Youtube, experimentó un corte de unos 70 minutos en Europa, haciendo que el tráfico bajase un 13% en la región. ¿El motivo? Un equipo de ingeniería activó manualmente un link publicitario, saltándose los controles automáticos de validación. Más recientemente, las oficinas del Reino Unido de la empresa de web hosting 123-reg ejecutó un script que terminó borrando 67 servidores virtuales, afectando a miles de clientes. ¡Ups!

2. Filtraciones de datos

Las filtraciones de datos no son exclusivas de la computación en la nube. Los proveedores de la nube almacenan grandes cantidades de información, convirtiéndolos en un blanco atractivo. Un estudio mundial de la red de 2016 halló que la seguridad era el principal desafío que enfrenta la capacidad de la organización de implementar tecnología en la nube. Hoy en día los proveedores cifran los datos en tránsito y en reposo, pero no pueden prevenirse todos los ataques. Además, con más organizaciones adoptando políticas BYOD, los empleados tienen acceso a aplicaciones en la nube allá donde vivan, haciendo que sea complicado para los departamentos de TI controlar dónde y cómo se conectan los empleados a esas aplicaciones.

3. Apagones del servidor

La disponibilidad de la nube ha mejorado dramáticamente en los últimos años, pero los momentos de corte son inevitables. El año pasado una de las bases de datos NoSQL más antiguas y mayores de Amazon estuvo fuera de servicio durante varias horas, impactando a clientes AWS, además de otras empresas como Netflix, IMDb, y Reddit, por nombrar solo unas pocas. Se informó de que los apagones podían costar a Amazon más de $1,100 por segundo.

Las situaciones de pérdida de datos descritas más arriba parecen inevitables. ¿Qué pueden hacer las empresas o individuos para protegerse mejor ante situaciones que están fuera de su control?

4. Autenticación

Puede que esta sea una de las tareas más fáciles y obvias, pero es vital. Asegúrate de proteger tus cuentas con contraseñas seguras (y, aunque ya deberías saberlo a estas alturas, no uses la misma contraseña para distintos proveedores). Además, algunos proveedores ofrecen autenticación doble. Si te lo ofrecen, aprovéchate. Si alguien intenta acceder a tu cuenta, se te notificará.

Redundancia

En función de cuánto valores tus datos, puedes dispersarlos en múltiples centros de datos en un solo proveedor en la nube (algo que algunos proveedores hacen de forma automática) o incluso usar distintos proveedores. Duplicar – o incluso triplicar – tus datos te garantiza tener al menos una opción de recuperarlos en caso de que haya un apagón. Si se trata de datos críticos o sensibles, puede que quieras almacenarlos y gestionarlos de manera local. Usar una nube híbrida puede ser un enfoque que te dé “lo mejor de ambos mundos”, al permitirte manejar los costes enviando solo los datos necesarios a la nube, al tiempo que los datos privados siguen siendo accesibles.

En años recientes los proveedores han mejorado la seguridad y disponibilidad, pero ningún proveedor está completamente a salvo de fallos o apagones. Por eso es imperativo tener la diligencia debida, trabajar con un proveedor que te dé confianza y dar los pasos necesarios para proteger tus datos en caso de pérdida.

El mejor plan es aquel que se prepara para enfrentar lo inesperado.

, , , , , , , , ,

Deja un comentario