Go to Top

Cómo examinar el estado de salud de un disco duro

Tanto si eres un usuario privado como si trabajas en un departamento de TI, es posible que en ocasiones enfrentes la dura realidad de que los discos duros ya no funcionan como deberían y de que los datos han desaparecido de repente. A diferencia de los síntomas habituales, como los sonidos de rayado o de “clic”, no siempre se hace evidente de inmediato si un disco duro presenta o no defectos físicos. Es por esto que la primera reacción de muchos usuarios es irritarse y no saber cómo reaccionar. ¿Se trata de un problema puntual o recurrente? Los fallos en los discos duros pueden ocurrir relativamente pronto, ya que la vida útil media de estos dispositivos suele ser de 3 a 5 años aproximadamente.

Si el disco duro afectado todavía responde, existe una variedad de productos de software de diagnóstico adecuados para evaluar la condición del dispositivo. La calidad de las herramientas puede variar: algunas son hasta cierto punto inofensivas y no causan daños (adicionales), mientras que otras pueden interferir a un nivel tan profundo con el hardware que pueden causar daños graves al disco duro (y a los datos).

Un enfoque inteligente

La tecnología más importante utilizada en los análisis de disco duro es “SMART” (Self-Monitoring, Analysis and Reporting Technology). La mayoría de los discos duros modernos soporta ya herramientas de análisis SMART en los exámenes de la condición física del medio. Según un estudio realizado por Google hace algunos años, dos de cada tres roturas de disco duro pueden predecirse mediante tales análisis. Las herramientas SMART incluyen 10 indicaciones críticas sobre las cuestiones que plantear, y, cuando se detecta este tipo de fallo, puede marcarse como “Posible indicador de un fallo electromecánico obstaculizante”.  Además, las herramientas SMART cubren alrededor de 30 atributos más que pueden consultarse y sirven de indicadores de si se debe o no reemplazar el hardware para evitar pérdidas de datos potenciales.

Uno de estos atributos posibles es el indicador  “Vida restante de la SSD”. Muestra una aproximación de la vida útil que le queda a la SSD en relación a los ciclos de programa/borrado o en relación a los bloques flash disponibles actualmente. Esto puede ser de gran utilidad para realizar un seguimiento del estado de tus unidades de estado sólido.

No esperes al último momento

También es habitual que los usuarios recurran a las herramientas SMART cuando los daños ya se han producido (y normalmente es demasiado tarde). Por este motivo deberías plantearte el uso de herramientas SMART en intervalos regulares a lo largo de la vida útil de tu dispositivo, con un seguimiento periódico de los resultados. Desafortunadamente, la mayoría de los sistemas operativos no determina automáticamente los datos de diagnóstico ni los presenta al usuario con un formato claro. En lugar de eso, deben recopilarse con la asistencia de herramientas especiales.

Herramienta Comprobar disco de Windows

Es posible iniciar la herramienta CHKDSK de manera rápida haciendo clic con el botón derecho en el disco duro en Propiedades>Herramientas>Comprobación de errores, en sistemas operativos Windows. No obstante, solo necesitas recibir información sobre si ocurre algo o no, por lo que deberías asegurarte de no hacer clic ni en la opción “Corrección automática de error de datos de sistema” ni en la opción “Buscar/restaurar sectores defectuosos”. Posteriormente, la herramienta examina el disco duro respectivo y entrega un informe. Es notorio que la herramienta no enumera toda la información disponible del análisis SMART, sino que, por lo general, solo confirma o desmiente que el medio de almacenamiento funciona.

Por otro lado, el informe detallado de CHKDSK contiene información importante sobre si las entradas de índice del disco duro y las descripciones de seguridad de los datos son correctas y sobre si existen problemas en las estructuras de datos. Esta información es ciertamente importante, pero solo como segundo paso, ya que en primer lugar lo que necesitas es determinar el estado de la condición física del disco duro y su duración restante. Este tipo de análisis solo es posible con las herramientas de análisis SMART especiales.

A modo de advertencia general: es extremadamente importante utilizar CHKDSK con precaución. El uso incorrecto de CHKDSK puede causar más daños que beneficios y destruir permanentemente datos que de otro modo podrían ser recuperables.

¿Qué ofrecen las herramientas SMART?

Normalmente, las herramientas SMART realizan diferentes exámenes en el disco duro. Por ejemplo, el “examen rápido SMART” consulta los indicadores más importantes en el firmware del disco duro (según la definición del fabricante). Estos indicadores incluyen sectores defectuosos, sectores reasignados, el número de arranques rotativos del eje hasta que alcanza su máxima velocidad (recuento de reintento de rotación), y muchos otros. Los exámenes principales son “Autocomprobación de unidades”  (DST son sus siglas en inglés), “Examen corto” o “Examen largo”, en el que se leen todos los sectores del disco duro, lo que puede llevar muchísimo tiempo. Distintos tipos de examen proporcionan distintos tipos de información en sus informes, lo que te permite hacerte una imagen del estado general de salud del disco duro. Aquí puedes encontrar un resumen de algunas de las herramientas disponibles.

Herramientas SMART propias del fabricante

Muchos fabricantes de discos duros incorporan sus herramientas de diagnóstico propias en sus dispositivos, las cuales presentan gran cantidad de información relevante y la ponen a disposición del usuario. Además de esto, algunas de estas herramientas pueden cambiar la configuración del disco duro y los fabricantes suelen evadir cualquier responsabilidad relativa a las pérdidas de datos resultantes del uso de sus herramientas, así que ¡ten cuidado!

La información facilitada por estas herramientas, ya sean incorporadas o de descarga, depende del productor específico. Normalmente ofrecen una lista de defectos y la opción de reparar sectores problemáticos. Como hemos mencionado antes, utilizar estas herramientas supone asumir sus riesgos. A continuación te ofrecemos los enlaces a las herramientas de diagnóstico gratuitas de Seagate, Western Digital, Hitachi y Fujitsu:

Herramientas de diagnóstico comerciales

Existe, además, una serie de herramientas comerciales (tanto gratuitas como de pago) cuyos ámbitos de aplicación difieren considerablemente y que en ocasiones ofrecen información desigual. Lo que las hace interesantes es que combinan diferentes exámenes de diagnóstico en una solución única. Además de las pruebas de diagnóstico SMART, suelen ofrecer también pruebas comparativas y pruebas de archivos comparativas, supervisión de disco y análisis de errores, así como pruebas de consumo de batería y de temperatura.

Algunas de estas herramientas integrales gratuitas (para uso personal) son, por ejemplo, CrystalDiskInfoDiskCheckupHD Tune, o HDDScan. Las cuatro son sencillas de utilizar e informan al usuario sobre el estado de salud del disco duro analizado en un breve período de tiempo. HDDScan es la única de las cuatro que analiza volúmenes RAID y realiza un análisis de superficie. Con estas funciones, el software sirve también por tanto de herramienta de diagnóstico rápido para entornos empresariales más reducidos.

Las smartmontools (SMART Monitoring Tools) están disponibles para entornos profesionales si quieres optar por una solución de código abierto. Existen no solo para Linux, Mac o Windows, sino también para FreeBSD, NetBSD, OpenBSD, Solaris, OS / 2, Cygwin, QNX o eComStation. Además de con discos individuales, estas herramientas son compatibles también con configuraciones RAID.

Otra herramienta es Speedfan. Lo que la convierte en única es la posibilidad de mostrar no solo el estado de salud basado en SMART y en otros indicadores, sino también la predicción de vida útil restante. Utiliza una base de datos online (llamada “análisis online en profundidad”), compara los resultados obtenidos con discos duros anteriores comparables y calcula así la vida útil restante del disco. Asegúrate de que conoces bien tanto el programa como sus funciones antes de experimentar y realizar cualquier cambio en los ajustes. Así evitarás causar daños involuntarios.

Lo mismo puede decirse de las herramientas de software “más peligrosas” con las que diagnosticar discos duros: las herramientas de diagnóstico HDD de bajo nivel. Estos programas de bajo nivel pueden usarse también para identificar discos duros que ya no se detectan en el sistema operativo o incluso en la BIOS. Un ejemplo de estas herramientas es MHDD. Además de la posibilidad de realizar análisis SMART, esta herramienta puede usarse también para externalizar bloques defectuosos a los sectores de reserva. Sin embargo, la consecuencia natural de este procedimiento es que este espacio, normalmente no accesible, llegará a llenarse también un día. Si esta operación se lleva a cabo demasiado a menudo, es posible que en el caso de una reasignación “normal” (causada por el firmware del disco duro) no exista ya espacio disponible. En tal situación es posible que tenga lugar un fallo de disco duro y es más posible aún que se produzcan pérdidas de datos.

Esta herramienta te permite también eliminar automáticamente bloques con tiempos de acceso largos. En resumen: una herramienta de este tipo deberían ejecutarla solamente los usuarios que estén familiarizados con el tema y que hayan leído y entendido el manual totalmente.

Mejor prevenir que curar

Independientemente de la herramienta de diagnóstico que hayas utilizado, si te muestra errores SMART, esto no significa que el disco duro vaya a dejar de funcionar inmediatamente. Sin embargo, en tal caso deberíamos suponer que, si no se encuentra ya en estado de fallo, no está lejos. Tiene sentido entonces dar por hecho que una avería total del dispositivo es inevitable. Puede ser cuestión de minutos, semanas o meses, pero no es recomendable que te arriesgues a seguir usándolo.

Asegúrate de que has realizado una copia de seguridad de tus datos en otro medio de almacenamiento, como un disco duro externo, un CD o DVD o una cinta magnética. Si tienes a mano una copia de seguridad, deberías también reemplazar el disco duro en cuestión por uno nuevo cuanto antes. ¡Un disco duro que no supera un examen SMART no debe considerarse fiable! Incluso aunque tu disco duro no falle del todo, podría aún dañar fragmentos de datos.

Evidentemente, no existe hardware perfecto y el disco duro puede fallar sin haber recibido una advertencia SMART. A pesar de esto, la tecnología SMART puede considerarse tecnología de precaución que indica las posibilidades de fallos próximos en tu disco duro, así que podemos decir que una pequeña advertencia es mejor que ninguna en absoluto.

¿Utilizas alguna herramienta específica para comprobar el estado de tus dispositivos? ¿Has utilizado alguna vez herramientas SMART para decidir si reemplazar hardware con fallos? Compártelo con nosotros con un comentario a continuación o con un tuit en @KrollOntrackES.

, , , , , , , , ,

Deja un comentario