Go to Top

¿Cuál es el mejor modo de evitar que se eliminen tus entornos virtuales?

Un nuevo estudio realizado por Gartner afirma que, tras una década en el mercado, la tecnología de la virtualización ha alcanzado finalmente la madurez. Los expertos vaticinan que, si bien el mercado de la virtualización mundial ha aumentado de nuevo en casi un 6 % y ha alcanzado los 5,6 mil millones de dólares americanos, en términos empresariales no se producirán ganancias destacables en un futuro próximo.

El estudio reveló que casi todas las grandes compañías han virtualizado ya al máximo sus servidores (de hecho, muchas organizaciones han virtualizado sus cuotas de servidor con un exceso del 75 %). La virtualización ha dejado ya de ser una tecnología especializada para convertirse en la norma.

Son tantas las empresas que utilizan la virtualización en sus entornos de TI, que no es de extrañar que en los últimos años los expertos en recuperación de datos hayan experimentado un aumento significativo en las solicitudes de recuperación en entornos y máquinas virtuales.

La virtualización, combinada con otras tecnologías de servidor y de almacenamiento avanzadas, como la deduplicación, los almacenamientos hiperconvergentes o el RAID, suele dar lugar a capas adicionales de datos que los expertos en recuperación tienen que atravesar para recuperar correctamente los datos perdidos.

A continuación te ofrecemos seis consejos para evitar eliminaciones innecesarias de máquinas virtuales. Así evitarás que tus archivos virtuales se pierdan de manera permanente:

1.   Utiliza un buen software de copia de seguridad en tu entorno virtual

Existen varias soluciones de software de copia de seguridad disponibles en el mercado que pueden utilizarse en archivos virtualizados. Algunas son compatibles tanto con soluciones VMware como Hyper-V, pero realmente este no es el factor más importante que deberías considerar al seleccionar un software. Lo más importante es cuánto se tarda en recuperar las máquinas virtuales (VM) y las plantillas de VM de la copia de seguridad. Debes tener siempre en mente que las mejores soluciones de copia de seguridad para las VM tienen la capacidad de montar la copia de seguridad mientras los archivos se transfieren de nuevo al sistema host principal.

2.   Una instantánea no es una copia de seguridad

Si quieres asegurarte de que, si se produce un fallo, podrás recuperar todos tus datos al completo, crea siempre copias de seguridad. Si los cambios que realizas son muy importantes y no quieres arriesgarte a perder ningún dato, deberías crear también instantáneas: así puedes cubrir la franja temporal entre la última copia de seguridad y la siguiente. Si utilizas instantáneas, no intentes unirlas. Algunos “expertos” crean instantáneas de 6 y 7 capas, lo cual no solo reduce el rendimiento sino que también significa que este concepto es más susceptible de errores. Además, los daños en un VMFS o los fallos en un servidor físico no pueden repararse con instantáneas.

3.   No guardes copias de seguridad y VM en ejecución en el mismo lugar

Si guardas las copias de seguridad en el mismo disco duro o espacio de almacenamiento en el que están ubicadas tus VM, puedes arriesgarte a una pérdida de datos total. Si se produce un fallo en una copia de seguridad y la VM está activa, es muy probable que sobrescribas la copia. Para evitarlo, utiliza siempre espacios distintos de almacenamiento para las copias de seguridad y para las VM activas. Deberías también realizar copias de seguridad múltiples y almacenarlas en servidores o discos duros diferentes, en la nube y en cinta. Disponer al menos de dos almacenamientos de copia de seguridad adicionales puede protegerte de sufrir una pérdida de datos permanente.

4.  No mezcles soluciones de virtualización

Si utilizas soluciones de virtualización VMware y Hyper-V en el mismo entorno es posible que en algún momento obtengas extraños resultados que pueden desembocar en una pérdida de datos. Si, por ejemplo, un sistema VMware de una SAN se expande a una segunda SAN utilizando un Hyper-V, esta segunda SAN podría experimentar graves pérdidas de datos. Las distintas capas que crean las herramientas de virtualización se comportan de maneras totalmente distintas cuando están vinculadas o expandidas. Por este motivo te recomendamos que optes por una virtualización sencilla y una única solución. Demasiadas capas de complejidad pueden hacer que el sistema se colapse y complicarán y encarecerán la recuperación de los datos, ¡eso, si no la imposibilitan!

5.   Elige cuidadosamente qué tecnologías utilizar con tu solución de virtualización

Existen varias tecnologías disponibles que pueden causar impacto en un entorno de virtualización, como es el caso del aprovisionamiento fino. El aprovisionamiento fino en su forma más sencilla significa que solo se utiliza el espacio de almacenamiento necesario, y, cuando se requiere espacio adicional, se asigna espacio libre de manera aleatoria.

Esto genera un riesgo peligroso: cuando se pierden datos en un sistema virtual, el sistema debe detenerse inmediatamente. Si se le permite continuar operativo, se corre el riesgo de que los datos de los otros discos virtuales en ejecución en el mismo disco duro se almacenen en este espacio “libre”.

Si tenemos esto en cuenta, es una buena idea reflexionar sobre si realmente necesitas utilizar una tecnología tan compleja y que optes, en la medida de lo posible, por un método más sencillo. Si en algún momento sufres una pérdida de datos, el proceso de recuperación sería entonces más rápido y económico.

6.  Planifica cómo vas a utilizar las VM

Recuerda siempre que ni la virtualización ni las máquinas virtuales están libres de errores y que es tan probable que fallen como cualquier otra tecnología. Antes de crear un entorno virtual para aplicaciones críticas, párate a pensar si es la mejor opción. Algunas aplicaciones tienen una velocidad de entrada/salida (I/O) alta y están por tanto mejor cualificadas para entornos de servidores físicos.

Planificar la virtualización es la clave para evitar las pérdidas de datos. Un problema que nos hemos encontrado recurrentemente en las pérdidas de datos en la virtualización es que la configuración del servidor virtualizado y el almacenamiento son insuficientes.

Además de esto, la ausencia de documentación de las VM y del servidor virtual y sus conexiones a las aplicaciones (mediante datos críticos empresariales) convierten al proceso de recuperación de datos en una tarea más costosa y que requiere mucho tiempo.

¡Cuidado! Incluso aunque sigas estos consejos básicos, todavía podrías correr el riesgo de experimentar una pérdida de datos relacionada con entornos y máquinas virtuales.

Cada entorno de TI es único y presenta sus propias ventajas y desventajas. Al administrador encargado le interesa disponer de los conocimientos necesarios de cómo funciona el sistema. Idealmente, debería incluso saber cómo reaccionar en caso de fallo o de pérdida de datos.

En cualquier caso, si el administrador no está seguro de qué hacer, no debería arriesgarse a perder más datos jugueteando con las VM. A veces, una pequeña (mala) decisión puede agravar una pérdida de datos o convertirla incluso en permanente. Es mejor consultar directamente a un especialista con experiencia: ¡acaba mereciendo la pena!

Copyright de la imagen: Martina Taylor  / pixelio.de

, , , ,

Deja un comentario