Go to Top

¿Cuál es la principal causa mundial de pérdidas de datos de 2016?

Desde abril de 2015, cuando en Kroll Ontrack lanzamos nuestra herramienta de autoevaluación gratuita, casi 10 000 usuarios de todo el mundo han accedido al servicio de forma anónima para obtener asesoramiento de primera línea. Si desean recibir información personalizada útil deben contestar algunas sencillas preguntas sobre lo que hacer ante una pérdida de datos. Por ejemplo, cuando un usuario detecta una vibración en su disco duro, esta suele denotar daños físicos en el plato giratorio o en las piezas circundantes. En este caso, si se continúa intentando leer el disco, podrían producirse daños más graves en los datos. Nuestra herramienta web advierte al usuario de que debe dejar de utilizar el dispositivo inmediatamente y solicitar asistencia técnica cuanto antes a una compañía de recuperación de datos reputada. Se ofrecen también otros valiosos consejos en función de los síntomas que haya registrado el usuario. l usuario puede solicitar asesoramiento para seis tipos distintos de dispositivos (ordenador portátil/de sobremesa, disco duro externo o memoria flash, etc.) seleccionando entre los trece tipos diferentes de síntomas y los cuatro sistemas operativos, lo que se traduce en un total superior al medio cuatrillón de respuestas personalizadas potenciales.

A lo largo de los últimos 18 meses, Kroll Ontrack no solo ha facilitado ayuda con esta herramienta ofreciendo una valoración rápida, personalizada y gratuita sobre cómo afrontar las causas más comunes de pérdidas de datos en los fallos de HDD o SDD enumerados en la lista de consulta proporcionada, sino que también ha obtenido información estadística muy valiosa. Cada trimestre, Kroll Ontrack publica el Índice de Pérdida de Datos (DLI son sus siglas en inglés), que revisa los resultados de los tres meses transcurridos y ofrece reflexiones basadas en la información proporcionada por los usuarios sobre las causas de sus pérdidas de datos.

Los síntomas más comunes

Los resultados del año pasado muestran que los dos síntomas más comunes que afirman haber sufrido los usuarios en 2016 son:

  1. dispositivos no detectados
  2. caídas de dispositivos

La cantidad de dispositivos no detectados aumentó de un 25 % en el T1 a un 27 % y a un 29 % en el T2 y el T3 respectivamente y a finales de año alcanzó un 36 %, lo que significa un aumento general de más de un 45 % en el último año. El segundo puesto de la clasificación DLI (las caídas de dispositivos) se mantuvo, no obstante, invariable: si bien las cifras presentaron una disminución estable de un 10 % en el T1 a un 9 % en el T2 y a un 8 % en el T3, el porcentaje tocó techo con un 13 % en el último trimestre.

¿Qué significa realmente “dispositivo no detectado”?

De acuerdo con la experiencia global de los ingenieros de laboratorio de Kroll Ontrack en la sala limpia, el problema de los dispositivos no detectados es muy común. El hecho de que un dispositivo multimedia deje de ser reconocido puede deberse a múltiples causas. Las más frecuentes son:

  • defectos de lectura/escritura
  • avería del controlador o de otra pieza electrónica
  • corrupción del área de servicio (el área del disco duro que contiene toda la información necesaria sobre él).

¿Cuáles fueron los dispositivos más afectados?

En el pasado año, los dispositivos más afectados fueron los dispositivos externos y los portátiles. Los casos sobre los que se recibieron informes se situaron entre un 31 % y un 41 %. Los dispositivos flash presentaron irregularidades y acusaron un aumento del 7 % de los casos en el T1, del 9 % en el T2 y del 6 % en el T3, para alcanzar un 12 % en el último trimestre. Los servidores ocuparon el tercer puesto con un 14 % del total de casos registrados en el T1, el 13 % en el T2, el 15 % en el T3 y casi el 10 % en el T4 de 2016.

¿HDD o SSD?

Los resultados revelan una gran diferencia entre las HDD y las SDD como principales medios de almacenamiento usados por los participantes en la herramienta de autoevaluación. Se observa también que las pérdidas de datos en unidades HDD constituyeron el 76 % de los casos en el T1, alcanzaron un 81 % en el T3 y finalmente descendieron ligeramente hasta un 78 % en el T4. En cuanto a las SSD, en cambio, el descenso, también leve, se produjo de un 10 % en el T1 a un 8 % en el T4.

Estos porcentajes muestran solamente la distribución de los medios de almacenamiento por parte de los usuarios de la herramienta de autoevaluación de Kroll Ontrack, por lo que extrapolar que una HDD falla más a menudo que una SSD sería un error. Es más probable que, puesto que todavía existen más HDD en uso (hasta hace poco eran bastante más económicas en comparación con las SSD), el número de fallos sea muy superior. Lo que sí podemos asegurar es que, cuando la SSD falla, es posible que la recuperación de datos sea más difícil.

Por ejemplo, las SSD pueden sufrir daños lógicos y existen más posibilidades de que sobrescriban por completo archivos eliminados antes de guardar nuevos datos en el mismo espacio del disco. Las HDD, por el contrario, parecen eliminar los datos pero lo que ocurre en realidad es que marcan ese espacio como “disponible” y que este puede sobrescribirse con datos nuevos cuando sea necesario.

La sorpresa del fuego y el agua

Podríamos haber adivinado que los dispositivos no detectados y los que sufren caídas son los dos resultados más registrados de 2016, pero lo que resulta sorprendente son los otros dos síntomas identificados como “causas comunes” de las pérdidas mundiales de datos: los daños por fuego y los daños por agua. En el año 2016, hasta 99 encuestados afirmaron haber sufrido pérdidas de datos por fuego. Kroll Ontrack no recopiló información sobre cómo se produjeron estos incendios, pero el alto número de casos sí que sorprendió a nuestros expertos. Lo interesante es que la mayoría de estos sucesos (76) ocurrieron durante los primeros seis meses del año y las cifras descendieron más adelante (entre octubre y diciembre solo tuvieron lugar 7 incidentes).

Los daños por líquidos son también una causa popular de pérdidas de datos: los casos en los que el smartphone se te cae al váter o el portátil a la bañera o a la piscina. Más de 300 encuestados sufrieron este tipo de pérdida de datos en 2016, casi el doble de las pérdidas de datos provocadas por virus, que constituyen un total de 171 entradas en la herramienta de autoevaluación.

La herramienta de autoevaluación mejora las soluciones para usuarios

La herramienta de autoevaluación de Kroll Ontrack permite a los usuarios acceder de manera gratuita, rápida y sencilla a asesoramiento sobre lo que hacer si su dispositivo falla, además de consejos sobre lo que no deben hacer, lo cual les evita posibles pérdidas de datos permanentes.

A partir de la información recopilada, Kroll Ontrack obtiene nuevas perspectivas para abordar mejor la demanda de recuperaciones de datos del mercado mediante sus servicios especializados.

, , , , , , , ,