Go to Top

Cómo (no) recuperar datos

Hoy en día, con todos los dispositivos que poseemos, es inevitable que en algún momento se produzcan pérdidas de datos. Ya se trate de música recopilada durante años, fotos familiares o información empresarial crítica, pueden llegar a ser momentos desalentadores y estresantes, y vale la pena evaluar la situación como se merece antes de decidir qué es lo mejor que podemos hacer.

A lo largo de los años hemos presenciado muchas situaciones distintas de pérdida de datos, incluyendo algunas en las que la recuperación ya no es posible porque los intentos DIY del usuario han causado daños mayores. A continuación te ofrecemos algunos consejos sobre lo que hacer (y lo que no) si sospechas que has sufrido una pérdida de datos y cómo asegurarte de que tienes las mayores probabilidades posibles de recuperación.

¿Encenderlo y apagarlo?

Es probablemente uno de los clásicos en los chistes técnicos del gremio, pero el acto supuestamente simple de encender y apagar el sistema no es tan útil como parece. De hecho, si crees que has sufrido una pérdida de datos, en la mayoría de los casos lo mejor es apagar el sistema de inmediato, abstenerte de volver a encenderlo y buscar ayuda profesional.

Cuando está en ejecución, tu sistema operativo (SO) y cualquier otro software instalado escriben en el disco duro de maneras diferentes, incluyendo numerosos procesos de sistema “de segunda” como actualizaciones del controlador, análisis de virus y actualizaciones del SO. Aún cuando tu ordenador parece estar en reposo, está escribiendo datos continuamente en el disco duro y tiene el potencial de sobrescribir datos que has perdido o eliminado. Incluso tareas aparentemente pequeñas como realizar búsquedas en Internet y consultar el correo electrónico pueden empeorar la situación y entorpecer los intentos de recuperación de datos.

Es decir, que si crees que has sufrido una pérdida de datos, lo mejor es que evites por todos los medios utilizar el sistema. Lo cual nos lleva a la siguiente parte.

Software de recuperación DIY

Suele considerarse el procedimiento más rápido y económico, pero ¿es aconsejable? Conseguir software de recuperación de datos DIY (hágalo usted mismo o DIY por sus siglas en inglés) acreditado es fácil y puede ser de gran ayuda en situaciones en las que existe almacenamiento externo (disco duro USB, tarjeta SD, etc.). Pero cuidado: no uses software de recuperación de datos en el mismo sistema en el que se ha producido la pérdida de datos. Esto escribirá más datos en tu disco duro y, como ya hemos mencionado, una sobre escritura podría destruir de inmediato archivos perdidos o eliminados. Acciones como la descarga de archivos de software y la ejecución de análisis pueden borrar de un plumazo archivos de lo contrario recuperables. En pocas palabras: puede ser fácil empeorar la situación usando software DIY, así que procede siempre con precaución.

La alternativa más segura es extraer el disco duro afectado y conectarlo por separado a una máquina que ejecute el software de recuperación de datos, pero si no sabes cómo hacerlo puede ser dificultoso. Si sospechas que tu disco duro tiene daños físicos, abstente de optar por un método de software DIY, y sobre todo, abstente de…

Abrir tú mismo el disco duro

Una breve búsqueda online nos ofrece como resultado multitud de videoguías DIY con muchísimas vistas que afirman que pueden enseñarte a abrir correctamente tu disco duro y reparar problemas como los sonidos de “zumbido” o de “clic” que suelen ser signos de fallos físicos. Ojo: abrir el disco duro fuera de una cámara limpia puede causar daños irreparables a tus datos y no te lo recomendamos bajo ninguna circunstancia.

Habitualmente recibimos discos duros abiertos en los que pequeñas partículas de polvo e incluso rasguños o abolladuras de lo más insignificante han causado daños graves y han convertido recuperaciones potencialmente exitosas en imposibles. Los discos duros son dispositivos complejos y delicados y requieren gran precisión y experiencia para abordar un problema y recuperar los datos. Hay tantas cosas que podrían ir mal al intentar hacerlo uno mismo que lo mejor es dejar que los expertos echen un vistazo antes que tomar un atajo y arriesgarse a que los datos se pierdan permanentemente.

Se parece bastante a cuando tenemos un hueso roto. Lo primero que haríamos casi todos sería buscar información online sobre los síntomas, pero no seguiríamos un tratamiento por nuestra cuenta si no tenemos formación médica. Buscar un análisis exhaustivo y experto debería ser tu primera opción para obtener un diagnóstico completo y prevenir daños mayores.

Y hablando de daños mayores…

No es buena idea

Existe una idea falsa recurrente, lo devolverá a la vida. ¡No funciona y es una idea pésima!

La razón es la siguiente: en cuanto sacas el disco duro del congelador, retoma la temperatura ambiente, y con ello, la condensación comienza a aparecer tanto dentro como fuera del dispositivo. Esta condensación va a aparecer también en la superficie del plato, donde tus datos se almacenan magnéticamente. Debido a que los cabezales de lectura/escritura del disco duro y las superficies del plato están a nanómetros de distancia y giran miles de veces por minuto, el agua causará graves daños en tu disco y en tus datos en cuanto intentes encenderlo de nuevo.

Si tu dispositivo ha sufrido daños por agua, lo mejor es evitar utilizarlo de inmediato y solicitar asesoramiento a una compañía experta en recuperación de datos sobre el procedimiento a seguir.

El mejor procedimiento

Si crees que tu dispositivo ha perdido datos, en la mayoría de los casos es mejor dejar de usarlo inmediatamente. Es fácil de decir, pero intenta no sucumbir al pánico y pararte a pensar qué puede haber ocurrido. Detente, realiza un y considera tus opciones según la situación específica. Tal como hemos visto, diferentes circunstancias requieren diferentes líneas de acción.

La única situación en la que debería darse una oportunidad a una recuperación de datos DIY es si has eliminado por error datos de un dispositivo externo. En estos casos desde luego que vale la pena tratar de utilizar herramientas software de recuperación de datos, pero es aconsejable que no vayas demasiado lejos en tus intentos para no empeorar la situación. Recuerda: cuanto más uses un dispositivo, mayor es el riesgo de que causes mayores daños. Debes evitar también probar métodos DIY en discos duros que hayan sufrido daños físicos, ya que esto casi siempre causará más daños que beneficios y conlleva el riesgo de mayores pérdidas de datos.

¿Tienes preguntas? ¿No estás seguro de si una recuperación DIY es lo correcto para tu situación de pérdida de datos? Ponte en contacto con nosotros dejando un comentario a continuación o envíanos un tuit a @KrollOntrackES

, , , , , ,

Deja un comentario